miércoles, 2 de mayo de 2018

EN LA FERIA DEL LIBRO



PRESENCIA de Cecilia Glanzmann en el STAND DE  S.A.D.E. (No 1813) en el Pabellón amarillo.
Encuentro  con sus libros y con la autora , más allá del libro  fundamental en cada fecha. Firma de ejemplares en cada uno de los días.
-      Jueves 3 de mayo, 15 a 16 hs.Un tobogán con bufanda” -cuentos para niños-Vinciguerra. Auspiciado por Academia Argentina de Literatura Infantil y Juvenil. Faja  de Honor de la SADE .

-      Jueves 10 de mayo, 18 a 19 hs. “Desde la piel interior del corazón”, Editorial: El Piche Cartonero, de Trelew , con tapas  recicladas pintadas por niños de la Escuela 173 del Bo Planta de Gas y será presentado por alumnos de 5º y 6º años de la Escuela No 724 de nivel medio de Trelew. 
Estarán acompañados por los profesores Marcelo Enrique López y Élida Centeno.

-      Lunes 14 de mayo, de 16 a 17 hs. “OBRA POÉTICA 1987-2017” Vinciguerra, Colección Textos Elegidos, 2018. : Lectura y recitación de poemas con la autora. Diálogo con los asistentes.
Y también, para las siguientes fechas en que celebraremos el compartir estar en las siguientes nuevas Antologías, en el mismo Stand de la Sociedad Argentina de Escritores:
.Jueves 10 de mayo : 18 a 19 hs “Poetas sobre Poetas”-estoy con un Ensayo sobre la poesía de Milagros Alonso, y con un poema mío. Y 19 a 20 hs:  Antología III de la Asociación Americana de Poesía “Ester de Izaguirre”, estoy con poemas de mi autoría.
Domingo 13 de mayo: 18 hs.”La razón técnica y el vacío de la realidad”, con poemas propios y junto a casi 50 autores. Entre ellos, 20 somos del Grupo Literario Encuentro Chubut.
Y acompañamiento  a colegas e instituciones a los que pertenece  en diferentes actos en la FERIA.

PALABRAS DE LOS EXPOSITORES


Coordinadora general: Lidia Vinciguerra
Orden del Acto:
.Bienvenida por Lidia Vinciguerra
.Momento Musical 1. Fernando González *( Claro de Luna de Debussy)
.Cecilia Glanzmann :Lectura de sus poemas “Desafío” (12) y “Es gozoso este diálogo…”(29)
  Y-  Palabras sobre “los padrinos”  de esta obra: A Alejandro Orofino Porta (su primo hermano de Mar del Plata,) que le sugirió reunir su obra hace unos cinco años, a Marta de París con el mismo sentido pero con mayor consejo concreto, a Bertha Bilbao Richter , que también aconsejó el cómo encararla e indicó el poner Apreciaciones, y a Lidia y a Marilí  Vinciguerra  que  trabajaron en la edición, pero codo a codo con la autora, con un respeto y cuidado preciosos.
    -Palabras sobre la Dedicatoria a nietos y familia, y a los entrañables amigos todos , presentes en el acto, o desde el corazón, por distancia y situaciones.
   -Agradecimiento al panel  y en general.
. Fernando Sánchez Zinny : sobre la obra
. Momento musical 2. Fernando González ( Nocturno Opus 9 de Chopin)
.Cecilia Glanzmann: Lectura de “Desnudez “(58)
  Lidia Vinciguerra: Lectura de “Despojamiento” ( 60)
  Cecilia G.: Lectura de” Planeta Tierra” (72) y de “El vuelo” (81)
. Momento musical 3. Fernando González ( Preludio en Mi  menor, Opus 28, de Chopin)
. Cecilia Glanzmann: “En Península Valdés”
. Antonio Requeni: sobre la obra
. Momento musical 4: Fernando González (Fantasía Improntu, de Chopin)
. Cecilia Glanzmann: Lectura de “A Antonio Machado” y “Persistir”
. Marta de París: sobre vida y obra de Cecilia G.
. Cierre: Agradecimientos por Cecilia  y por Lidia Vinciguerra
. Brindis y compartir con los presentes.
*Fernando González fue nombrando cada composición y en la del Nocturno Opus 9 : lo dedicó a su tía Ceci en especial.

PALABRAS DE LOS EXPOSITORES del panel

LIDIA VINCIGUERRA:
Bienvenida
“ Cecilia Glanzmann, de la ciudad de Trelew. Ella es un poco de Trelew, un poco nuestra, un poco de Bell Ville, su lugar de nacimiento.
Les agradecemos que hayan llegado en un día tan complejo. Buenos Aires se ha convertido casi en un… disgusto. Pero una vez que comenzamos y que nos encontramos con la poética, con la música y con los lectores, que son ustedes, esto cambia.  Y esa amistad a la que nos conduce la palabra escrita…, siempre nos  permite que nos vayamos de un lugar mucho mejor que cuando entramos. Porque nos hace sentir serenos, nos ofrece serenidad.
¿Cuánto tiempo hace que nos conocemos, Cecilia? … Por 1989. Lo cierto es que la bienvenida la damos en nombre de Vinciguerra Hechos de Cultura, de la Fundación Argentina para la Poesía.  Y en nombre  de la Sociedad Argentina de Escritores, que te recibe hoy, Cecilia Glanzmann para tu maravillosa obra poética comenzada en 1987 hasta 2017, incluyendo poemas nuevos. Te recibe  en esta Casa de los escritores, que es por supuesto, la casa también de ustedes.”
Tiene palabras especiales para cada uno de cuantos “hacen” al acto :
-Para el equipo de trabajo que es Vinciguerra Hechos de Cultura.
-Para el equipo  técnico de sonido, iluminación y demás.
-Para el Maestro  Fernando González ( algo de su C.V.)
-Para Fernando Sánchez Zinny (escritor, periodista cultural,  académico )
-Para Antonio Requeni (escritor, periodista, académico en el país y en la RAE)
-Para Marta de París (escritora, hacedora cultural, y coordinadora del Grupo Literario que lleva su nombre, casi en pleno presente)
A medida que se fue desarrollando el acto, Lidia Vinciguerra  tuvo algunas palabras para cada uno y comentarios sobre la obra de la autora.
-------------------------------------------------------
FERNANDO SÁNCHEZ ZINNY
“Ante todo, mi agradecimiento mayor, muy pleno, muy amplio, a Cecilia por haberme permitido compartir con ella esta presentación. Yo creo que esto tiene para ella una importancia muy grande, mucho más grande que lo vivido con los otros libros.
Voy a contar a Cecilia una historia. En esta mesa, curiosamente, estamos Antonio Requeni, Marta de París y yo. Somos supervivientes de la S.A.D.E. vieja. Yo tengo recuerdos de cuando funcionaba acá, antes de que la remodelaran y de personas que pasaron. Todo me llena de sentido. Acá, atrás de nosotros, estaba el “balcón de los poetas” donde se hacían recitales, lecturas, ante un público que se ubicaba en el patio, que no tenía el foso de ahora, donde está el piano. De los muchos amigos, voy a recordar a uno , Juan José Forguerá, que me dijo : en realidad, el poeta solo hace un libro en su vida, que se llamará de un modo u otro, pero donde irán a parar las otras obras que uno hizo con tanto cariño… Por ejemplo, en este libro hay adentro otros que tienen nombres hermosos, como “Ritual de las cigarras”, como “Del arpa del caminante” (luego quiero volver sobre el tema del “arpa” ) . Y ese poeta, si lo acompaña la vida y la paciencia, va a sacar un día un libro que se llamará “Poesías”, “Obra completa”,  “Obra seleccionada “, “Obra reunida”… o de otro modo. Y en él estarán como cuadernillos los que se han ido publicando.
Ella lo ha hecho, Otros también lo han hecho, como el mismo Antonio Requeni. A  Cecilia le ha tocado el poder culminar  de alguna manera  un ciclo, el poder publicar su poesía, no ya de este momento, esta emoción…  Esto es algo así como una consagración. Es de gran importancia esto.
 Hay algo más importante para mí. Lo que yo he  visto, he leído en este libro y lo destaco, son las constancias a lo largo de la trayectoria de Cecilia Glanzmann. Repeticiones que reflejan un estado de ánimo, emociones diversas… Que expresan una personalidad y una actitud ante la vida.
Son “invariantes” . Hay que buscar las invariantes en esta poesía. En ella, vista así, en conjunto, uno ve no solo paisajes, soledades, trasuntos de vidas, recuerdos, profundidades…
Hay constantemente una “invariante” : un sentido religioso  de la vida, un sentido religioso amplio de la vida, un sentido confesional. Es como que dice: confieso mi amor y mi unidad con un Todo que me trasciende, que me supera. Cecilia lo siente como raigal, como algo muy hondo.  Yo lo conocía, lo había visto , lo intuía, lo recordaba, y ahora lo tengo presente  como el eje de  la obra de Cecilia Glanzmann. Ese eje es esa actitud inmanentista de entrega ante el mundo , de reconocer el mundo como una unidad  que es a la vez como un eslabón de una unidad más grande. Es ver una unidad en el mundo.
He visto esto con alegría. Esta opción de la poeta me llega  mucho, le da sentido a toda su poesía.
Esta religiosidad es bondad y es amor, es esperanza  y es fe. Es “compasión” . Com-pasión: pasión compartida del ser que se apiada, que se conturba, que se emociona ante lo que le sucede al otro. Esta compasión va al hombre, al hermano, a las cosas. Va al pasado que es origen del presente. Va también al futuro que no será sino resultado de lo que hacemos en el presente. Es algo que va al campo, al río, a la ribera dura del Atlántico patagónico, que va a la planicie áspera, que va al recuerdo de vivencias  muy caras que a veces están  en Chubut, como  están en otros lados. Hay un poema  hermoso a Bell Ville.
Sobre …” arpa del caminante” (de un ´titulo de los libros que están en esta Obra). Es arpa céltica. Se expresa con cariño y con devoción por algo que se ha conocido, gustado, amado…
Yo sé que van a venir otras obras, Cecilia. Esta, 1987-2017 es tu obra, lo que has hecho (y hay poemas de mucho antes del 87  en ella).  Yo sé que esto va a continuar. Y sé que es  tu gran apuesta por haber dado un sentido a una vida llena de amor, de devoción.
El poeta no muere, se “aletarga” entre las hojas amarillas de un libro.
Nosotros, ni vos, Cecilia, ni yo, vamos a ver amarillear estas hojas, pero otros sí, un día. Quedará en ella el testimonio de cómo ha sido el paso por tu poesía.





ANTONIO REQUENI

“Desde la Patagonia, ese paisaje desolado y áspero para los que vivimos en la comodidad de Buenos Aires, Cecilia Glanzmann nos entrega sus poemas escritos a lo largo de treinta años. Para ella la Patagonia no ha sido un escenario hostil; los grandes y austeros espacios del sur argentino le proporcionaron sensaciones, intuiciones y pensamientos que ha sabido traducir en composiciones ceñidas, escuetas, que parecen por momentos surgidas de la “melodía del silencio”, feliz expresión leída en alguna de sus páginas. Si la poesía es el arte de decir con palabras lo que no puede decirse con palabras, es posible afirmar que lo de Cecilia es auténtica poesía . Un mundo verbal que define su condición y su trayectoria consagrada durante  tres décadas al testimonio del verso, atenta siempre a la singularidad de su expresión, a la hermosa sobriedad de su estilo.
Son estos rasgos de la obra de Cecilia Glanzmann los que quiero celebrar, no sin antes aclarar que no lo haré como crítico (que no lo soy ni lo quiero ser) sino como un devoto lector de poesía, un lector menos preocupado por las estructuras sintácticas o por la significación freudiada de determinadas alusiones o elusiones, que por la imponderable vibración emotiva que subyace en las palabras, ese estado térmico del lenguaje, ese milagro inexpresable capaz de conmovernos y conducirnos a un plano espiritual desde donde poder identificarnos con el autor –o la autora- y elevarnos por encima de nuestra rutina biológica.
En la poesía de Cecilia Glanzmann ese carácter se manifiesta- como ya he dicho- a través de un vocabulario despojado, de elocuente síntesis, pero que no transmite frías especulaciones, arduos ejercicios mentales, como parece proponérselo un considerable sector de la poesía contemporánea, sino ese hálito misteriosos que representa, al menos para mí, la clave de la verdadera poesía.
Emerson escribió que “el hombre es la mitad de sí mismo. La otra mitad es su expresión.” Esas mitades a veces se asemejan hasta confundiese, otras veces no. Yo afirmo que nuestra poeta queda comprendida en el primer caso. La mujer y la autora no pueden deslindarse, las dos tienen el mismo rostro, que es el de sus versos. Existe una total correspondencia entre su calidez, su fervor y la temperatura de su poesía. Vida y literatura son dos orbes que en ella, indudablemente, se complementan. Por otra parte, si Cecilia  aparece enrolada en la tendencia que asume la poesía como instrumento de conocimiento y revelación, no se considera por ello –insisto- obligada a rechazar la tersura expresiva y ese impulso emotivo sin el cual el poema puede parecer un teorema. La revelación y el conocimiento que la poesía procura no surge de un análisis racional, sino que se alcanza –cuando se alcanza- por las oscuras vías de la intuición.
El libro que presentamos esta tarde, un libro que contiene varios libros y todos de hermosos títulos, es una obra plenamente lograda. Y toda poesía lograda, aunque exprese desazón o angustia, es una manifestación feliz. Sin embargo, no es esa la tesitura de Cecilia. De su verso no emana angustia o melancolía sino serenidad, “el testimonio de un yo lírico maduro –como ha dicho acertadamente Ana Virkel- que ha preferido la calma al conflicto, el goce simple a la búsqueda de lo inalcanzable”.
En este acto quiero expresar mi gratitud a Cecilia Glanzmann. Gratitud por haber recopilado este bello volumen, por haberlo publicado en una edición tan pulcra como la de Lidia Vinciguerra, y por haber venido a Buenos Aires para hacer la presentación.
Por su humanidad, su inteligencia y su ternura, por su calidad literaria, tu libro representa, querida Cecilia, una insoslayable contribución a esa batalla del espíritu que es preciso librar, especialmente hoy más que nunca, para que el hombre no termine convertido en robot. En esta era de las exploraciones espaciales, tus poemas proclaman tácitamente el deseo de explorar el universo aún desconocido del  corazón humano, lo que constituye una de las más altas funciones de la   poesía.”
                                   Antonio Requeni




  MARTA DE PARÍS

Es un privilegio para mí esto. Gracias Cecilia por haberme invitado y a la Editorial que ha presentado una obra maravillosamente armada y por el acierto en la elección del poema de la contratapa.
Agradezco a Antonio Requeni y a Fernando Sánchez Zinny por cuanto han dicho y por  cuanto brindan. Agradezco al Grupo Literario y a todos.
Antonio Requeni habló de literatura y vida. Esto es lo que me interesa para hablar de Cecilia y su obra. Ella misma dice , en distintos momentos y situaciones, que su vida está adentro del contenido del libro. Y yo pienso sinceramente, junto con nuestro  Grupo Literario que así es. Nosotros la consideramos nuestra representante en la provincia de Chubut y nos sentimos orgullosos de que ella nos represente.¿ Por qué? Por la vida maravillosamente ejemplar que ha realizado no solo en su Córdoba natal, sino en la provincia de Chubut. Ahí está la vida. No se puede hablar de literatura si no se habla de sí mismo y del otro. De allí la necesidad , y lo hace Cecilia a lo largo de todas las etapas de su existencia, del “compartir con otros” .
Así la vemos en esas  distintas etapas. En su juventud, en la búsqueda permanente de un futro de amapolas encendidas. Esa joven fue cautivada por el amor de Walter. Aquella cordobesa jovencita fue amando al ser amado y con él construyó después la familia a la manera tradicional, que es la que nosotros aplaudimos.
También está la etapa de la madre entre mamaderas y baberos. Y se ve además a la docente frente al aula, siempre dadivosa.
Esa madre que fundó instituciones privadas y públicas y que nos hace sentir siempre hermanados tal como ella quiere , en forma fraternal , mancomunados. Y está la otra, la que mira y vive la vida del hombre en general,  la que se ocupa de  la ciudad de Trelew y zona desde Chubut, desde donde canta a la tierra de Patagonia. . Y canta al ser humano, a los tehuelches y a los pueblos originarios, desde aquella época precolombina hasta el hombre del presente al que se refiere en su poesía. Y en ese poema: Persistir.
Toda una vida útil, una vida maravillosa. Es una mujer madre, abuela, tierna, sabia, luminosa, “juglaresa “ que anduvo de aquí para allá llevando su palabra, sus sentimientos, sus emociones y el gran amor que la sostuvo y la sostiene.
Es de las mujeres actuales que son un ejemplo en momentos en que tantos ejemplos necesitamos. Es de quien plantó rosales y cosechó rosas. ¿qué más puede pedir a la vida? Como dice Amado Nervo:
“Amé, fui amado / el sol acarició mi faz./ Vida, nada me debes./Vida, estamos en paz”.



miércoles, 18 de abril de 2018

INVITACIÓN


OBRA


Esta obra... no es un libro más como los anteriores.  Recorre mi vida con la Poesía-y con la Vida. Desde el presente con poemas inéditos, con edición con textos seleccionados de mis doce libros personales y con algunos otros poemas rescatados a partir de 1958.

Esta OBRA POÉTICA implica el “dar” al otro lo que ha nacido para este fin, para ser compartido y recreado, y da sentido a esta decisión-coraje de editarla   (son 504 páginas)  con el cuidado amoroso y la labor de Vinciguerra Hechos de Cultura, en la Colección Textos Elegidos.
El 19 de abril del 2018: presentación en Buenos Aires
 En el sur,  se presentará  en Gaiman en junio en la  34°Feria del Libro y en agosto en Trelew.  Pero hay invitaciones para llevarla tanto en la provincia como a otros lugares del país.

OBRA POÉTICA

Prólogos, epílogos, contratapas...


Cecilia Glanzmann
Autores de prólogos, epílogos, contratapas
Ana Virkel,  Félix Coluccio, María Esther de Miguel,  Mizkyla Lego,Rubén Vela, Marta de París, Nélida Norris, Ester de Izaguirre, Félix Coluccio, María Esther de Miguel, Mizkyla Lego, Ana Paula Glanzmann (ilustradora) ,Cristina Pizarro, Ignacio López Calvo, Juana Alcira Arancibia, Gruff Roberts, Ester de Izaguirre.

Autores de Apreciaciones  sobre los distintos libros y sobre mi poesía:
Bertha Bilbao Richter, Rubén Vela, Sandra Lubén Jones, Roland Forgués, Ana E. Virkel, Juan Carlos Moisés, Eduardo Gudiño Kieffer, Virgilio Zampini, Irma Emiliozzi, Emil García Cabot, Nélida Pessagno, Ernesto Fernández Núñez, Miguel Fernando Marlaire, Sonia Ema Jones, Josefina Leyva, Dora Feldman, Nélida Norris, Cristina Pizarro, Owen Tydur Jones, Miguel ángel Guereña, Enrique Pavón Pereyra,Rafael O. Oteriño, Norma Pérez Martín, Carlos Dante Ferrari, Susana Boéchat, María Esther de Miguel, Hebe Campanella, Marta de París, Graciela Bucci, Juan Raúl Rithner, Sebastián Jorgi, Marta Mercader, Osvaldo Rossi, Germán Cáceres, Edna Pozzi, Ana Paula Glanzmann, Susana Medrano, Sandra Pien.

lunes, 8 de enero de 2018

RECUERDOS DE LOS ENCUENTROS





VENTANA A LA PALABRA

RESEÑA VENTANA A LA PALABRA, 29/11/17.

El miércoles 29 de noviembre se realizó el último VENTANA A LA PALABRA del corriente año en el salón del Centro Cultural «Encarnación Díaz de Mulhall» de la librería Mandala Libros.  Estuvo organizado por el Grupo Literario Encuentro y auspiciado por la Sociedad Argentina de Literatura Infantil y Juvenil.
La coordinadora de este evento fue la escritora Alicia Cristina de Volpi, quien agradeció en primer lugar a todos los presentes, a Hugo Abraham por el espacio cedido, al señor Aballay en representación de Cultura de la Municipalidad de Trelew y a las directoras de la Escuela 195 Héroes de Malvinas.

La presentación del libro “Las aventuras de Lunimar” fue llevada a cabo por las escritoras Julia Chaktoura y Cecilia Glanzmann. Ambas se refirieron a los antecedentes de las autoras-escritora e ilustradora-  y a la importancia del cuento infantil en la formación de los niños, tanto en valores como en la estimulación de su inteligencia y creatividad y al libro específicamente.
 Estuvieron presentes la autora Gladys Abilar, proveniente de Buenos Aires, y la ilustradora María Valeria Glanzmann. Ambas participaron  en un espontáneo diálogo donde contaron las etapas por las que pasó la elaboración del libro y  los intercambios que llevaron a la obra terminada.

A continuación los alumnos de la Escuela N° 195 “Héroes de Malvinas” teatralizaron un cuento de “Las aventuras de Lunimar” que habían trabajado con sus maestros en aulas y escuela  y con  el bibliotecario Martín Llampa. Deleitaron a los presentes y especialmente a sus padres con la espontaneidad y frescura que caracteriza a los niños.
También Betina Grosman, sumándose a esta presentación, interpretó y dio vida a los personajes de uno de los cuentos de este libro.

El Grupo Literario Encuentro entregó certificados a los participantes del evento y regalos a los pequeños actores.

En una segunda etapa del ciclo, algunos de los presentes dieron lectura a textos relacionados con la literatura infantil: Graciela Fernández de Jones, Julieta Prada y Arié Lloyd de Lewis. Tanto Ester Hernández como Martín Llampa participaron contando algunas anécdotas alusivas a la temática.
Para cerrar el acto, Alicia Cristina de Volpi leyó su poema “Ilusiones sumergidas”, dedicado a la búsqueda de nuestro “Ara San Juan”.
También un pequeño de segundo grado de la Escuela N° 195 comentó que con sus compañeros han escrito cartas de esperanza y de anhelos de encontrar pronto al submarino con sus cuarenta y cuatro tripulantes vivos, para ser entregadas a los familiares por un capitán de la Base Almirante Zar que fue a buscarlas a la escuela.
Una vez más, como tradición de estos encuentros mensuales, se procedió a sortear libros de autores regionales entre los presentes.
Los integrantes del Grupo Literario Encuentro agradecemos a todos los que se hicieron presentes, y a los que de un modo u otro colaboraron para que este Ciclo , ya en su séptimo año, fuera posible.
 ¡Muchas gracias y hasta el año que viene!

                                Susana Arcilla (del G.L.E.) 


LAS AVENTURAS DE LUNIMAR, de GLADYS ABILAR
Ilustraciones de María Valeria Glanzmann
Enigma Editores, Buenos Aires, Noviembre 2017.

PRESENTACIÓN  en Trelew, el 29 de noviembre, en el Ciclo VENTANA A LA PALABRA que organiza el Grupo Literario Encuentro, en Mandala Libros, Centro Cultural “Encarnación Díaz de Mulhall”

Gladys Abilar en el Prefacio de este bellísimo libro nos dice:
Abrir la tapa de un libro es el comienzo de una aventura. Y luego: El cuento es el camino, es un puente que une los sueños con la realidad.
La Academia Argentina de Literatura Infantil y Juvenil, que auspicia este acto, institución a la cual pertenecemos varios aquí y cuya C.D. integro  tiene entre sus miembros de número a la Dra. Honoria Zelaya de Nader, de extensa trayectoria en este ámbito. Ella dice  en el prólogo al Tomo I de Ensayos, que acaba de presentarse el 23 en Bs.As., haciendo suyas palabras de Jacqueline Held: ¿Acaso salimos totalmente alguna vez del país de la infancia? Y por otra parte, ¿Sería esto deseable?
Nos centraremos pues en estos conceptos como ejes o caminos:
. en que un libro puede ser el comienzo de una  aventura,
. en el ir hacia adentro de nosotros , a ese lugar que nunca debimos o debemos abandonar totalmente , que es el de ese país de la infancia,
. en el cuento como camino  o puente que permite unir los sueños con la realidad, o la imaginación, la fantasía de la niñez unida a la realidad de lo que el niño vive,
.  y en las aventuras que este querible personaje que es LUNIMAR nos hará vivir de la mano de la autora- y también de las imágenes que interpretan   su palabra e igualmente  van narrando parte a parte, que ha realizado Marìa Valeria.
Son cinco los cuentos, que tienen a Lunimar como protagonista  y que por su curiosidad y acciones nos llevan a un contacto con la Naturaleza, donde se reúnen lo maravilloso con los conocimientos concretos, sobre los mundos mineral, vegetal y  animal . De acuerdo con Vladimir Propp  en Morfología del cuento, sobre los cuentos maravillosos, veremos al gnomo Dorko como personaje ayudante. Lo citò muy acertadamente la Lic. Cristina Pizarro, especialista en literatura infantil , en la presentación que hiciera en Gente de Letras en noviembre. Los títulos de los cuentos son luces para este recorrido lector:
Lunimar viaja al interior de una Flor
Lunimar de paseo por el Cielo
Lunimar visita un Hormiguero
Lunimar en el fondo del Mar
Lunimar halló un Cachorro.
El nombre reúne a la luna y al mar, nombre que le puso su madre, cuando nació por ser una noche muy clara de luna llena y por su amor por el mar.
Los personajes son flores, insectos, habitantes del mar, plantas, polluelos, un cachorro, la luna, un peluche, muñecas,  entre otros. Todos son parte natural del mundo de la niña en su diálogo y en el compartir situaciones que le hacen aprender mucho de los distintos reinos , ya de la superficie de la tierra, del espacio o del subsuelo, con esa naturalidad que se vive en la infancia, pero que sabemos chicos y grandes que ,a la vez, la conciencia  sabe separar cuando corresponde.
Hay frescura en el modo de expresivo del narrador. Los diálogos y los juegos sonoros de las palabras  atrapan, tanto como las peripecias y aprendizajes de Lunimar. Es un lenguaje expresivo muy rico, pero siempre cercano al lector.
Ejemplos:
Del cuento Lunimar viaja al interior de una flor… el recurso de achicarse nos lleva a Alicia en el país de las maravillas de Carroll, pero… lo demás es pura creación de la autora.
Cuando quiere conocer qué hay adentro de la flor  de una azucena y ella la invita a entrar,  Lunimar es ayudada por el gnomo Dorko, al que Azucena convoca con un silbido .Dorko le da un polvo  dorado y le dice:
“Tenés que frotar el polvillo de pequeñitrulis en tu frente y te encogerás. Es importante que te lleves la bolsita para que puedas recuperar tu estado normal.” A este recurso lo va a usar en otras historias del libro.
La frescura de la que les hablé en lo expresivo está desde el comienzo. El narrador en 3ª. persona dirá: “Como no tenía nada de miedosa, dio un salto y se trepó por el tallo de la flor. Empezó a subir con gran dificultad porque el pescuezo de Azucena era largo como el de una jirafa.”
Se encuentra con un pulgón que está chupando el néctar  y le pregunta:
“-Hola Pulgón  ¿Cómo te llamás?
- Durón
- Pulgón… Durón… pulgón… durón, qué gracioso cómo rima” (dice Lunimar) Vemos el juego que hace y que en otras partes también se va usar. Los chicos acostumbran  a hacerlo  y a la vez les da gracia.
Con la amistad de la flor y con la guía de Durón, Lunimar va a conocer no solo cómo es esta flor por dentro, sino los distintos nombres de sus partes, como sépalo, óvulo, estambre, antela-polen, pistilo...y sus funciones.
Gladys no solo es escritora de cuentos, novelas, poemas, ensayos, y notas de periodismo de investigación, Ing. paisajista, concertista de piano,,. Es Ingeniera Agrónoma… y hay algo de sus conocimientos que ha querido transmitir.
Tanto en este cuento, como en los demás… siempre  estarán en armonía los saberes que la curiosidad de Lunimar va a ir incorporando, los buenos sentimientos de respeto, de enojo con quien hace daño, el comprender y buscar soluciones, el  amparar a los abandonados, como el cachorro que encuentra en la calle o los polluelos recién nacidos que quedaron huérfanos, como igualmente, los valores de respeto entre los diferentes seres que habitan este mundo y  lo dinámico, lo gracioso,  lo espontáneo, que siempre sorprende.
El cuento LUNIMAR visita un hormiguero… nos lleva a aprender mucho sobre este mundo milenario de organización que es el de las hormigas, semejante al de las abejas, o el Cielo de noche con las constelaciones, la vía Láctea, la luna con sus cuatro fases, o el fondo del mar adonde llega en el juego de la fantasía gracias al pez Pancho con los diferentes habitantes con quienes juega…
Hay diversión, hay diversas situaciones para experimentar cuando los distintos personajes conversan como si fuesen humanos, en ese mundo propio de la niñez, y que los grandes…, si tenemos en el corazón algo del niño que no debimos dejar ir, vamos a disfrutar tanto a solas, como leyendo con un hijo, un nieto, un alumno, o alumnos, es decir con chicos, o escuchándolos a ellos que nos cuenten las historias de Lunimar.
Bertha Bilbao Richter, miembro de número de la Academia de L I y J ha escrito algunas consideraciones para tener en  cuenta dirigidas a padres, maestros, bibliotecarios.
La autora agradece en la última página a su hija Namir su trabajo de apoyo con amor para que el libro sea este objeto de arte que es, además de una obra para leer y releer y recrear. Y lo ha dedicado a sus nietos Said y Lupe.
Yo siento que Gladys Abilar no solo posee una gran notable imaginaciòn, dominio de la escritura narrativa, conocimiento, respeto, observación y experiencia de y en la Naturaleza, sino además, que tiene en ella misma ese polvo dorado del gnomo Dorko, que le ha permitido y permite deslizarse pequeñita hacia el interior de una flor o en un hormiguero,  y dialogar de igual a igual  con Azucena y Durón , con la hormiga Catalina entre otros, Lo mismo en los cuentos que transcurren en el mar, en el cielo, o en su casa.
Todo esto es porque Gladys nunca dejó que se perdiera u oscureciera en ella esa transparencia de la infancia. Lo mismo veo en María Valeria y en esa conexión que han tenido ambas para reunir como lo han hecho la palabra y la imagen. En mi caso, me pasa como a Gladys y a Valeria y pienso que a muchos o quizás a todos de los presentes les suceda algo semejante,
Desde este lugar de un presente difícil como adultos, pero con esa luz de la infancia en uno, es y será siempre posible buscar el construir un mundo mejor.


                              Cecilia Glanzmann

MARTA DE PARÍS

MARTA DE PARÍS
 FRAGMENTOS AUTOBIOGRÁFICOS
Presentación en Encuentro de Gente de Letras   -31 de octubre de 2017-
  
“Marta de París es una dama amable y generosa”, dice en las palabras iniciales de FRAGMENTOS AUTOBIOGRÁFICOS  Daniel Lesteime, director de Arandu Ediciones y un activo promotor de las letras, la educación, la cultura, en Goya, Corrientes. Cuantos conocemos a Marta sabemos que es así, una dama que nos honra con su amistad, su permanente accionar en servicio de dar y darse como persona íntegra, como escritora en  todos los géneros, con más de veinte obras individuales, más cuanto hay en innumerables medios, como  partícipe y / o  fundadora y miembro de instituciones y de organizaciones, como profesora, como maestra de generaciones desde sus inicios como Maestra Normal Nacional hasta este hoy de sus jóvenes 96 años.
En 2015 fue publicado en Corrientes y declarado de Interés provincial por el Gobernador de la Pcia, Dr. Horacio Colombi, “ Marta de París-Vida y obra comentada”  llevado adelante por el Grupo Coordinador  integrado por Bertha Bilbao Richter, Graciela Bucci y María Paula Mones Ruiz, en la que muchos intervinimos con nuestros aportes. Pero este libro que presentamos hoy en GENTE DE LETRAS es otra cosa, algo que nuestra Marta elaboró desde el latido de su precioso corazón y con los recuerdos vivos rescatados de una existencia plena.
Marta en la Introducción  habla del compromiso contraído con las autoridades del Club Sirio Libanés de Buenos Aires, a quien agradece el Premio UGARIT 2015, declarado de Interés Nacional y Cultural en Arte y Cultura, y, a la vez, refiere que en la noche de la premiación, el 30 de noviembre de 2015, “conmovida por la solidaridad y ayuda humanitaria que llevan a cabo” ,  prometió donar la edición de un libro, como hija de libaneses registrados en las primeras corrientes migratorias de principios del siglo XX en la Argentina. Agradece además a Gladys Abilar, hija de padre libanés, por haber presentado su C.V.a la junta de selección, sin ella saber nada. Sobre esto también habla Sebastián Jorgi en su cálido y excelente prólogo. Gladys Abilar también lo prologa. Dos palabras ejes me guían en esto que les comparto esta tarde: DONACIÓN y MAESTRA. 
Ser buena persona implica obrar en bien y cumplir con la palabra empeñada. Marta cumplió con su promesa de DONAR la edición de este libro que presentamos hoy, el 22 de septiembre pasado, en el acto realizado en el Club Sirio-Libanés de Buenos Aires. Y en este cumplir está el “darse”, el seguir dando a los demás, como MAESTRA que ha sido y es no solo en escuelas y otros espacios literario-culturales, sino como maestra de la vida. La educación , la cultura argentino-libanesa y la universal y su compromiso con la sociedad, con la paz, con la libertad, con la verdad,  con el respeto al otro desde su centrada humilde auto-dignidad están reflejados en esta obra. Con su aguda lucidez y su formación profesional , de permanente curiosidad por saber y aplicar saberes,  con su experiencia de biógrafa de otros, Marta nos señala desde el comienzo, y lo dirá en distintos capítulos y hasta en el Epílogo, que lo que encaró no es una autobiografía, en tanto esto significa la narración de toda una vida, sino   que a través de los recuerdos, recreará desde una” imagen de autora ausente” algunos sucesos de su biografía. Y bien sabe que en ella estarán los sentimientos  afirmados en la experiencia común, en las vivencias  individuales , junto a los perfiles sociales y morales de la o las épocas y espacios. Además, como dice en el Capítulo VII, “hay dos modos de narrar la aventura del vivir, enfatizando el trayecto amargo… o midiendo la grandeza  y el esfuerzo, la voluntad, el trabajo, soportes básicos” que  “orientan las transformaciones del ser humano.” Y este es el que eligió Marta, no solo para esta obra que es pura vida en movimiento, sino para cuanto ha transitado y transita.
   La lectura de este libro se torna placentera y apasionante tanto por el cuidado estilístico  y bello que distingue a Marta,  tanto en la prosa, como en los poemas que va insertando, en el desarrollo de los temas de estos fragmentos de vida. Es una lectura necesaria que no solo nos informa , sino que nos llega al corazón y a la vez nos conduce a reflexionar y a sentir la valía de una vida regida por el Amor desde su infancia, en su hogar de su Lavalle natal, junto a sus padres Esne y Pedro y sus ocho hermanos, con la Biblia como libro único, con los juegos infantiles, con el saber del esfuerzo y la prevención ,tanto mirando las hormigas en su tarea, como con el ejemplo vivo de Esne y de Pedro. Por el Amor en su Goya adoptiva, donde  se recibió de Maestra Normal Nacional, donde dio clases en primaria y en secundaria,  donde fundó en su casa de la calle Colón 442  un jardín de infantes en su casa,  y en Colón 607,  la SADE de Goya. Goya, ciudad amada, desde donde  invitó  a Borges, para sendas conferencias allí y en Corrientes, y de quien cita tanto sabias palabras como algunas anécdotas, donde se casó, donde enviudó, donde conoció el amor entero  con Andrés Miguel París con quien  se casó. Donde nació su hija María Patricia, a quien sintió suya desde el primer instante: Siento que mis brazos se hicieron cuna apenas abandonara  el agua tibia del útero materno . Y cuando muere súbitamente su hermana Eva, madre biológica de Patricia y de Palmira (mellizas)  al mes y días, con su pedido-mandato  premonitorio de que si algo le pasaba había dicho: “Marta criará a Patricia y  Peté a Palmira” Andrés y Marta fueron sus amorosos padres desde siempre.
Esto a lo que me he permitido aludir, como tantas otras situaciones nada fáciles que sorteó con su voluntad, su firmeza ética, su ser libre… han implicado para la autora un desafío grande para darlo a la luz en un libro como este. Solo  por el Amor Universal -,que sabe del perdón y la comprensión- y por   la Fe que ilumina su camino en la vida , considero que  pudo darse a sí misma el permiso de escribir   muchos “fragmentos “  que son ofrenda de su corazón al nuestro, al de cuantos lean este libro. En “Memoria de amor y luchas”, capítulo XIV, nos habla del ámbito del amor como eje central de la temática. Y lo tomo no solo para lo que refiere en algunos capítulos, sino en toda la obra.  Porque está en lo que le permitió sortear tantas pruebas, como en el  amor que le viene, merecidamente sin ella buscarlo. Solo a modo de ejemplo, de los últimos: la calle que lleva su nombre en Goya(julio 6 de 20139 , como la Biblioteca Popular Marta de París en esa calle, con cada vez más fecunda labor, como el Grupo Literario que fundó como Té con palabras y que sus colegas-discípulos María Paula, Graciela, David entre otros, decidieron llamar Grupo Marta de París.
Y antes de pasar a conversar con Marta quiero subrayar su responsable mirada de la sociedad actual,  en su ritmo tecnológico, en el cambio de paradigmas, en lo que percibe en los jóvenes- nativos de la era digital-  que no admiten consejos. En su hablar de las circunstancias históricas y de hoy del Líbano, de Siria e Irak, de Palestina, del contraste entre aquellas migraciones que se aceptaban e integraban y lo que está ocurriendo en el mundo. En sus propuestas concretas para un país y un mundo mejor , en el Capítulo V, p. 59.
DONACIÓN Y MAESTRA a través del amor, poniendo todo de sí y su casa,  tanto en donde vivió antes como en donde vive ahora, en Buenos aires,  ciudad en donde reside desde 1981.
_ Marta, afirmas con tu vida misma lo que anhelas para los demás. El ser humano busca ser feliz, sea donde sea. ¿Algo sobre esto?
_ Sobre lo que he hablado…,¿ nos compartes lo que creas?
_ ¿Y  sobre lo atinente a la cocina y a las recetas?
_ ¿Sobre Goya y Capistrano y lo que hiciste en California?
_ ¿Me permites leer algo de tus  poemas? Por ejemplo, “Alumbramiento” (VI-p 43/44) y/o
Aprendizaje” (p.56/57) que dedicas a tus padres y a todos los padres libaneses y que fechaste en Bs.As., invierno de 201
Gracias por brindar y brindarnos tanto, Marta, y por Fragmentos autobiográficos”, que, reitero, es un libro que se nos torna convocante y necesario.
                                             Cecilia Glanzmann 

GENTE DE LETRAS 2017

A modo de introducción
   María Inés Ure  (1912-2008) fue socia y vicepresidente de Gente de Letras. Publicó varios poemarios, y obras de cuentos y ensayos. Fue Faja de honor de la SADE . Recibió el segundo premio en el certamen nacional de haiku  organizado por la embajada de Japón. Dejó   inédito y organizado  Voz entre los pinos. Sus hijos Jorge y Carlos Ure y su sobrina Angélica García Laredo (otra hija para ella) lo editaron póstumo en el 2016.

ENCUENTRO DE GENTE DE LETRAS 2017
ENSAYO: TRANSPARENCIA Y HONDURA EN LA LÍRICA DE MARÍA INÉS URE  por     CECILIA GLANZMANN

 El propósito de este ensayo es celebrar la poesía de María Inés Ure, entrelazando en parte vida y obra poética, con referencia a varios de sus libros y con un centrarse en su poemario  póstumo Voz entre los pinos (2016).  Se analizará a través de las temáticas de lo temporal y lo espacial, de los sentimientos, de lo metafísico, del silencio, cómo conjuga la levedad, lo fragmentario del instante, con lo insondable. Cómo logra con un estilo austero y bello, con libertad gráfica, expresar la plenitud de la vida, con armonía y  con prospección hacia la esperanza.

 Su vivencia general en su obra.
En principio, es importante ir   a aspectos de su personalidad:  su delicada distinción, sus valores y riqueza espiritual, con esa conciencia del ser que, estando en este mundo humano, sabe vivenciar    los hilos del telar del alma con la misión aquí. En sus poemas anteriores, como en estos de Voz entre los pinos, se advierte su mirada   honda, capaz de ser suave como el vuelo de un ave, a la vez que fugaz y eterna , aguda, certera, plena de armonía y de búsquedas y encuentros   para decir, en poemas breves y connotadores,  sobre lo esencial de la existencia.
 Hay poemas de varios libros de  María Inés Ure en  “Poesía Argentina Contemporánea”, Tomo I, parte Décimosexta, de la Fundación Argentina para la Poesía .Tomaremos lo que dicen algunos críticos.  Antonio Requeni en Últimas notas ve “La hondura, el lirismo, el temblor insoslayable de su entrega poética”. Alfredo Veiravé, sobre Oscuridad y espacio  habla de los “hilos sutiles” de su poesía que “es la constante revelación del instante fragmentario y el reflejo de condensaciones irisadas por un sentimiento de lo intemporal”. Edna Pozzi sobre Pájaro de agudas alas (1993 observa la rigurosa vigilancia sobre la palabra que, sin embargo, la conduce a esa línea que trasunta serenidad y belleza, a una inmensa respiración, a claridades, hallazgos, plenitud de vida.  Ana Emilia Lahite  sobre Comuniones de tierra y de ceniza también ve esto y subraya la irradiación de unidad ética y estética en sus diez libros de poemas. Nélida Salvador, sobre Quasar ente las sombras habla de su testimonio lírico de  una total identificación con la soledad y el vacío. Y sobre el  apresamiento que hace María Inés de esa fugacidad de escuetas palabras que condenan profundas resonancias afectivas. León Benarós, sobre Ecuaciones, advierte lo metafísico, como también su libertad gráfica y su severo despojamiento, que da una poesía de severa belleza. Raúl Felipe Oteriño, actual miembro de la Academia Argentina de Letras, al igual que Antonio Requeni, le escribió en una carta a la autora sobre “el silencio que existe dentro de la palabra silencio en su obra”.
  En lo que señalan  estos reconocidos escritores y críticos se evidencia una red semántica iluminadora que cruza y se entrecruza  en toda su obra, incluso en la póstuma.
En Voz entre los pinos la palabra de María Inés Ure suena viva, en un racconto sereno sobre lo vivido, sobre la existencia. Desgrana, con su estilo aparentemente inasible y austero, ese conjugar la levedad y lo insondable.
 La temática del tiempo en casi todos, habla del silencio, de la soledad, de la mística del tiempo en su modelar, de angelar sueños, de convocar a la nieve que espera.  Unas pinceladas:” Cronos modela al hombre “en “Cronos” (13), “El salario del tiempo” en “Calendario” (15), “Acelera su ritmo /La clepsidra /Para alcanzar el silencio” , en “Relojes”(17 ) ,” Los minutos huyeron /Callaron las campanas “en “Del taller del relojero” (19). “En el antiguo espejo/ leí mi biografía” en “Continuum (23), “¿En qué desván confuso/ se perdieron / momentos que olvidamos?” en “De memorias y olvidos ”(33) Y  habla de las cuatro estaciones en “Fidelidad a la vida”(21). Vemos el tiempo unido en varios  al “sueño”.” Geisers del Tatio-/Alegres, cantarinas/ llegan desde el abismo/ con el amanecer/¿te acuerdas?/ ¿las vivimos, en la verdad o en el sueño? “en “Jornada” (39).
Los sentimientos
Están los sentimientos que  desnudan con ese toque de cruces para lo conceptual reflexivo. En “Tristeza”
“Invierno
 en un campo de amapolas” (23”).

En “Aproximaciones” ,  que dedica a Moniquita, están los sentimientos que se despliegan  directos, transparentes, hacia personas amadas :

“La rosa imprimió
 su sello
 en el hueco
 de tu dolor”… (63),

En “El libro de los nietos” fluye la ternura y la felicidad por encima de las durezas de la vida:
“Blancos
 tan blancos
 como corales blancos
 llegaron a la vida.
 Venían de la rosa.
 El cántaro se agrieta
 sonrisas infantiles
 lo restauran.
 Y saltan, saltan
 espumas de felicidad
 sobre la roca.” (65)

Y el amor a los hijos, a la familia, unido a la conciencia del volar de cada uno ,  de la nostalgia, con manifiesta gratitud , en “Máscaras” :

“Las máscaras de un tiempo
 ya cumplido
 devoran las paredes de la casa.
 hay mañanas
 hay soles
 hay ausencias
 y un venturoso olvido
 un reflejo divino
 las bodas con la vida
 los retoños
                mi gratitud.
 la esperanzada espera
 la añoranza.  (45)
                        
Lo reflexivo existencial
Cuestiona al ser humano de todas las eras en “Tan desvalido el hombre” :
 “Ustedes,
  eternos peregrinos
  que gastaron su tiempo
  en largas migraciones
  y tejieron la trama
  con las sedosas hebras
  del ensueño.
  Ustedes,
  oscuros planetarios
  habitaron extraños universos
  junto a las flores secas
  del exilio.”(73)

En este poema, hay que detenerse, pues está sintetizando la historia de la humanidad no solo en este planeta  De una humanidad a  la que María Inés no  se siente pertenecer. Es la otra que ella intuye, o de la que ella sabe.
La Naturaleza
Hay textos sobre la Naturaleza, a la que se sentía hermanada, como en “Lobos marinos” (43), “Una ballena en Mar del Plata”(41).
Proyección hacia la esperanza
Hay apuesta a la esperanza.  En “Poesía”:  
“Sobre el espacio
 herido o luminoso
 el trino pertinaz
 de la alondra” (49)

Concluye casi su libro con el que le da título: “Voz entre los pinos” (penúltimo poema) que dice de la necesidad de detenerse .
“Remontar la cuesta
 tropezar en los escalones
 y detener la marcha
 para mirarse
 y mirar la vida.” (79)
Es su despedida, con serenidad maravillosa y ejemplar.

Conclusiones
La celebración de su lírica  no solo quiso hablar de sus rasgos de contenido y lírica, sino  que, con poemas o citas de ellos,  escuchar a María Inés Ure. En parte, de su obra poética en general , y en especial de Voz entre los pinos (póstuma) en la que se advierte una madura esencialidad ,que deja abierta la puerta al misterio precioso de la aventura interior del ser.  Sus versos tienen la levedad del pájaro en vuelo y la claridad de la existencia en ese racconto del que habláramos. María Inés Ure, con su voz poética y su alma-ángel, nos transmite aire fresco, ese de su conciencia de los ciclos o rueda de las vidas o de la vida.

NOTA

Para las citas de las obras de María Inés Ure se ha tenido en cuenta : Ure, María Inés, Voz entre los pinos, Buenos Aires, La Imprenta Digital S.R.L., 2016, Impreso. Y Fundación Argentina para la Poesía, Poesía argentina contemporánea, parte decimosexta, 1ª ed, Buenos Aires, 2007.